Mis primeras columnas de boxeo en la era de Internet, a finales de 1999 y comienzos de 2000, las escribía para un sitio pionero: SportsYA. Fui su primer editor contratado y también el último. O sea, encendí y apague su luz. El nombre del sitio luego se recicló, se unió a otras plataformas y sobrevivió, pero fuera de EEUU y con otra dinámica. El tronco de su historia, su génesis, existió por casi tres años y en cierta forma creó una base sólida de comunicadores deportivos de la que luego se nutrieron otras empresas. En esa etapa, que fue la primera de mi carrera en USA y además la que me permitió trabajar en este país, fui su editor internacional, fui instructor de decenas de nuevos redactores y tuve a mi cargo varias páginas, entre ellas boxeo, fútbol y deportes olímpicos.


El punto es que en estos días, tratando de reencontrarme con mis primeros trabajos en boxeo, 100% digitales, al encontrar las páginas en los archivos de la web y a exactos veinte años de ese comienzo, la constatación que aún me sorprende es la increíble dimensión de aquel equipo con el que me tocó trabajar, al que muchas veces tuve que coordinar o en algunos casos traducir, como fueron mi experiencias con los comentarios en grabaciones que nos enviaba Zico desde Brasil. Viendo esa constelación de figuras es cierto que en años posteriores ningún equipo logró reunir a tantas figuras deportivas y hoy, ni se diga, es imposible siquiera imaginarlo.


Esas figuras escribían regularmente y realmente fueron una constelación de estrellas: Nadia Comaneci, Zico, Emerson Fittipaldi, Hugo Sánchez, Janet Evans, César Luis Menotti, Clyde Drexler, Steve Garvey, Jackie Joyner-Kersee, Mark Spitz, Manolo Flores, Fernando Escartín, Jimmy Lennon Jr., Raúl Ramírez, Carlos Caszely, Chemo del Solar, Javier Saviola, Quique Wolff, Jorge Valdano, James Worthy, Curro Avalos, Jorge ‘El Patrón’ Bermúdez, Gordie Howe, Francisco Lamolina, Joe Theismann, Javier Urruti, entre otros.
Entre ellos van a encontrar a muchos periodistas reconocidos como Fernando Schwartz, Luis Omar Tapia y un muy joven Eduardo Lamazón. El director editorial, Rodrigo López, que era un periodista muy joven entonces, creo no tenía aún 25 años, fue el responsable de reunir a todo aquel equipo. En su mejor momento la redacción mundial de SportsYA llegó a tener 250 periodistas en todo el mundo.


En cierta medida fue un portal adelantado en su tiempo, con una alta capacidad de inversión y elevados salarios. El impulso lo tuvo, la calidad sobraba, pero es posible que haya faltado una mejor estrategia en la inversión. La Web de entonces no generaba los ingresos de hoy. De cualquier manera, el tamaño de ese equipo creo que es imposible de superar y quizás SportsYA haya sido el responsable de una contribución fundamental a la fuerza laboral de los medios digitales que llegaron años después a esta zona de EEUU. No por un acaso muchos de los que allí trabajaron, luego ocuparon puestos de dirección o de mucho protagonismo editorial en grandes cadenas y medios digitales.

A 20 AÑOS DE SPORTSYA: EL MAYOR EQUIPO JAMÁS REUNIDO

© 2017 by BERNARDO PILATTI .